Otro Blog de Viajes

Blog de Viajes

Mis viajes

En la ruta

Escrito por EsotroblogdeViajes 11-03-2018 en Ruta. Comentarios (0)

Caminos. Paisajes. Una ruta. Ellas miran el horizonte. Yo me encuentro al otro lado del camino. Mirando su horizonte.



Síganme. Síganlas. 


Camino

Escrito por EsotroblogdeViajes 11-03-2018 en Viaje. Comentarios (0)

En un viaje sin destino concreto me encuentro a la deriva, siguiendo un objetivo ajeno y desconocido.

Su destino. Su aventura. Nuestro viaje.


Ellas

Escrito por EsotroblogdeViajes 10-03-2018 en Viaje. Comentarios (0)

Ellas:

 Las incógnitas de este viaje. 


Título

Escrito por EsotroblogdeViajes 18-07-2017 en Viaje. Comentarios (0)

https://youtu.be/AL5AdZst8Pc

Y aquí las presento:

Escrito por EsotroblogdeViajes 15-07-2017 en Viaje. Comentarios (0)

Un día más sin verlas. Fui a un pueblo cercano. Comí en una casa de familia que funcionaba como restaurante. La señora de la casa me dijo que también alquilaban habitaciones, le dije que no, que tenía mi carpa, me invitó a usar su patio, aunque a mitad de la noche comenzó a llover y tuve que entrar. Pasé casi todo el día dentro, secando mis cosas. Hacia la tarde me agarró claustrofobia. Un día adentro me hizo sentir que perdía el tiempo. Así que me despedí. La señora y sus hijos me abrazaron, y de agradecimiento incluso me dieron unas Torta Fritas para el viaje. Las cargué a la mochila y salí a la ruta. Caminé gran parte de la noche. No tenía sueño, llevaba mi linterna en la cabeza que era lo único que necesitaba. Por momentos intenté descansar en alguna parada, pero me fue imposible cerrar los ojos. No dejaba de pensar donde podrían estar, a donde iban, por qué iban solas, si tenían padres, si las estarían buscando, no podía dejar de formularme preguntas. Claramente ninguna tenía respuesta, pero eso aumentaba mi interés por saber de ellas.

  Amaneció. Extrañé la música. Comencé a cantar en voz alta, casi no había tránsito. Me encontraba perdido. Y no sabía a donde ir. Pero nada de eso me preocupaba. Mi cabeza solo registraba una pregunta. ¿Podré escribir algo esta noche? ¿Algo que no sea yo, la ruta y mi soledad?  

  Hacia el mediodía encontré una Estación de Servicios. Compré unos sándwiches de miga que apenas pude tragar y un jugo que para la hora se había recalentado. Hoy no era mi día pensé. No sabía qué hacer. Sólo se me ocurrió hacer dedo. Con intentarlo no pierdo nada. Y bastante bien me fue. Me levantó una familia que viajaba a Bahía Blanca, así que me propusieron llevarme hasta donde quisiera. La verdad no sabía hasta dónde ir, así que les dije que sí. Era un auto chico, pero viajé a gusto. Nunca faltó el mate, y María muy entusiasmada me preguntaba todo sobre mis aventuras, y a mí como no me gusta contarlas… Por suerte, cada tanto, su marido contaba alguna de sus anécdotas de cuando era joven. Pero no duraban demasiado, la familia parecía estar un poco cansada de escuchar siempre lo mismo. Y de pronto las ví. Un poco lejos pero saqué la cámara como quien en un enfrentamiento desenvaina un revolver. Entonces apunté. Y la mujer me preguntó que hacía. La miré y le saqué una foto. Y contesté que me gustaba retratar gente. Luego los hijos posaron, así pasamos el rato. Merendamos en una Estación de trenes semi abandonada en la que funcionaba un café. Allí me despedí y seguí viaje. Paré en un pueblo cercano. Dejé mis cosas en un hostel  y me fui en búsqueda de WiFi. Si no no podría contarles todo esto.

Ahora me encuentro en la plaza principal, con mi notebook. Algunas luces amarillas y un par de niños jugando a la pelota, serán las 7 u 8 de la noche. Suenan las campanas de la iglesia, ocho confirman la hora; al lado, la comisaría con puertas y ventanas abiertas de par en par. Una bici apoyada en una vereda me hace comprender que estoy lejos de casa. Lejos de la ciudad, de la inseguridad y del prejuicio. Creo que me quedaré un rato mirando el cielo, aquí las estrellas parecen multiplicarse...

Adiós, queridos lectores.

Hasta mañana.  


(Antes que nada, una foto de mis protagonistas)